dijous, 29 de setembre de 2011

HE VISCUT UNS 6.000 ANYS...

No...no m'he tornat boig...no patiu..m'explico: la frase no és meva...és d'un gran pensador que hem tingut entre nosaltres i que vaig tenir la oportunitat de visitar a casa seva, a Tavertet.

I és que en Raimon Panikkar és d'aquelles persones que ens va deixar reflexions molt interessants com aquesta entorn de l'edat d'una persona i les seves vivències.

Jo sempre he estat d'aquells que no m'he volgut tancar en una sola cultura, per bé que tinc les meves pròpies creençes. Per això, m'agradava molt escoltar i llegir aquest Savi en majúscules.

La seva persona era una barreja de coneixements (filosofia, teologia...) i també de vivències (havia viscut molts anys en la més absoluta misèria a Bangladesh).

Després d'haver pogut visitar la India i després d'haver celebrat el meu 38 aniversari (en cultura occidental), m'ha vingut al cap el fragment d'una de les moltes entrevistes que li van fer.

En aquest cas, aquest gran mestre del diàleg entre religions i cultures, al ser preguntat per la seva edat, va afirmar que, en definitiva, ell tenia uns 6.000 anys...

Us recomano la lectura d'aquest petit fragment...;-)
Vida completa: ¿otra contradicción?
Sobre lo que usted pregunta, la duración y el fin de la vida, me he inventado una palabrita, tempiternitat, que no es un tiempo ni largo ni corto, sino único…
No podemos decidir la duración, pero sí la intensidad de nuestras vidas.
La intensidad es parte de la singularidad. Somos singulares. Somos únicos… Miserere Domine, apiádate, Señor, porque ego sum pauper, soy pobre…¡Et unicuus! Y único, dice el salmo latino. … ¡Unicuus! Esta singularidad… Perdone… Perdone… Que me emocione…
Es emocionante.
¡Cada uno de nosotros es único!
Si alguien le dice que usted le gusta porque le recuerda a alguien, es que no le ama: cada uno de nosotros es único e irrepetible. Pero esa singularidad sólo podemos vivirla si renunciamos al pasado, que es sólo un recuerdo, y al futuro, que es sólo una ilusión, y vivimos en el presente tempiterno.
Usted ha vivido y ha creído: ha sido sacerdote en Roma, budista e hinduísta en la India…
La fe no tiene objeto. La fe no tiene complemento.
Y ha vivido ¿cuántos años…?
Seis mil años al menos. Yo no soy individualista: deploro el individualismo egotista que nos impele a encerrarnos en nosotros mismos y nuestras circunstancias; yo he vivido también en esos hombres que vivieron seis mil años antes que nosotros y me siento igualmente responsable de sus vidas…
… ¿Y de sus crímenes?
Sí, también soy responsable de sus crímenes y culpas y sé que puedo lavarlos viviendo rectamente. Vivo cada momento convencido de que la vida es un don único como yo… ¡Qué alegría ser consciente de eso!
¿Usted lo es desde niño?
Mi padre era hindú y mi madre catalana.
Hoy ya no es una mezcla tan exótica.
La inmigración tiene un peligro, el de banalizar su cultura y la nuestra en una amalgama insulsa; de nuevo la superficialidad nos amenaza, pero la mezcla es también una oportunidad de profunda comunión; la de asimilarlos a ellos… ¡Y asimilarnos a ellos!
Sin mezcla, no hay fecundidad.
Por eso necesitamos asimilarlos a ellos y asimilarnos a ellos: ninguna cultura que se encierra en sí misma sobrevive.
¿Sigue siendo usted sacerdote?
Sí, celebro misa. Dependo de la diócesis de Varanasi (Benarés). Soy sacerdote, pero no un funcionario vaticano, aunque en comunión con Roma. Y, en la cadena del saber que formaron mis maestros hasta mí, distingo a Jesús pero no separo a Jesús de Cristo.
¿Regálenos algún pensamiento de los Veda que tradujo del sánscrito (Fragmenta)
La muerte no muere y por lo tanto en la muerte misma está la inmortalidad.

El Raimon em va comentar en persona aquests i d'altres pensaments. Com ell mateix em va dir en la dedicatòria que tinc signada en el seu llibre, la seva obra descriu un estil de vida per a tothom.

Un estil de vida que crida a superar totes limitacions que ens auto-imposem i que només serveixen per no gaudir de la vida que ens ha estat donada, amb independència de l'edat...